viernes, 17 de junio de 2022

«Mi mano ya no es un mando a distancia, ahora es una 9mm parabellum.»


 -¡Hola cariño! 

- Pero... ¡Cómo te atreves! Seis meses sin ti, sufriendo los horrores de esta mierda de pandemia, la guerra y el fin del mundo...  vivimos de milagro.

-¿Vivos? ¿Están los niños contigo?
-Por supuesto... están escondidos.
-¡Te quiero amor mío!

-Alucino contigo Manolo, has pasado de ver el fútbol en el sofá sin soltar el mando de la televisión, a Dios sabe qué.
-¿Pero tú te has visto? Diez kilos menos, barba poblada, armado hasta los dientes y ese tres cuartos de cuero que da miedo.
- A ver como te lo explico Ana... salí con lo puesto a combatir en una  guerra  absurda (que como todas, no ha servido de nada), jamás pensé en reinventarme  y convertirme en un guerrero, he pasado en menos de un año, de vestir y asear difuntos, a ser el líder de la resistencia, mi mano ya no es el mando a distancia, ahora es una nueve milímetros Parabellum que destroza convertidos como el cuchillo a la mantequilla.

-¿Convertidos? Explícame eso, me pierdo.

-Convertidos, son  humanos infectados por el virus, ahora son asesinos sin escrúpulos y hay que aniquilarles.

 Luchamos a diario contra el muro de la  insurrección, cuchillo entre los dientes; mi deseo es volver a una normalidad, pero quiero que sea contigo, tan magnética  y capaz, tan hipnótica... no quiero dejar de bailar a tu compás, abrázame fuerte y no me dejes atrás, pensé que os había perdido.
¡Te quiero amor mío! ¡Y yo a ti cabronazo!

-Vayamos a por los críos, tenemos que llegar a Tierra Protegida, allí hay más de los nuestros, os gustará, tenemos agua potable, conservas, armas... y hasta una televisión con mando a distancia, je,je,je.

-Hoy lo celebraré viendo repetido el Racing -Real Madrid del 94, con el mando en la mano

-¡Viva La Resistencia!

«Nos vemos en La Dehesa.»


 -Hola Alergia, soy Polen.

-¿Qué eres quién? No tengo el placer de conocerle.
-Pues debería, porque soy parte muy importante en su vida y causante sin culpabilidad de sus estropicios en seres vivos, sobre todo en primavera, que la sangre altera.
- ¡Hubiera empezado por ahí! ¡Habría sido más fácil! Usted es ese polvo fino que viaja de flor en flor transportado por mi amigo Viento. 
Viento me ha contado que mientras usted disfruta viajando, permanece como polvo en suspensión en el aire que respiran los seres que yo habito; ahora entiendo el odio hacia mí por los humanos y les entiendo un poco mejor. Ellos creen que disfruto incordiándoles. ¡Pero no es así! Es usted el encargado de semejantes maldades  y yo el resultado inevitable.

-¡Sí claro! ¡Usted que va a decir! lo mejor es  culpar al prójimo, sepa usted que yo me introduzco por las vías respiratorias sin maldad, solo juego haciendo cosquillas a los niños y caricias, pero usted lo convierte en un martirio.

Ayer don Estornudo y doña Lágrima me chivaron al oído, que la causante de los improperios y demás insultos es suya, doña Moquita lo corrobora.

-Está siendo injusto conmigo, quizá yo tengo mucha culpa, pero admita que usted y el resto de sus amiguitos también son parte importante de este entramado, si no existiera...

- ¡Eso no se lo tolero! Soy  muy importante en el ciclo de la vida, participo fecundando las flores, soy  alimentación de  abejas, alimento humano...

-¡Está bien! ¡Usted gana!
¡Quizá sea demasiado provocativa! Pensaré en sus palabras; salud y buena suerte.

-Rectificar es de sabios, sepa usted que me cae bien.

-El sentimiento es mutuo ¿ Quedamos mañana para tomar unas cervezas?

-¡Por supuesto! Nos vemos en el  parque de La Dehesa, entre doña Margarita y don Castaño.

«Soy el juez del amor.»


 Llego con la siega en Castilla,

el trigo has de trillar,
mucho que trabajar,
la cosecha a la canastilla.

Vaya, si no me he presentado,
soy don Verano,
no quiero ser maleducado,
y quiero estrechar mi mano.

Soy muy amigo del astro Rey,
con él, tengo un pacto,
no necesitas jersey,
te abraso ipso facto.

Doy sed a los manantiales,
los pantanos languidecen,
no quiero causarles males,
las flores palidecen.

Me siento mal,
se que provoco calor,
siento por don Sol una atracción fatal,
mi apellido es Abrasador.

Conmigo las noches son tórridas,
se que impido el buen descanso,
yo nunca me canso,
no encuentro otra salida.

En el interior soy desagradable,
causo un calor insoportable,
en la costa soy más amable,
con temperatura más agradable.

Soy un juez del amor,
el causante de relaciones esporádicas,
le juzgo finalizando el calor,
cada mochuelo a su olivo, miradas cómicas.

Provocador, hago a la gente beber,
para no desvanecer,
los ríos languidecen,
los árboles no florecen.

Doy vida a las terrazas,
lleno playas y piscinas,
provoco en la gente alegría,
siempre estoy en sintonía.

Lleno calles y plazas,
escenarios y verbenas,
músicos con sus orquestas,
bailando en las horas nocturnas.

Subo de temperatura,
provoco sudor sin mesura,
por el día te pego con un mazo,
por la noche descanso.

Provoco mucha calentura,
amor sin censura,
me duermo al lado de la luna en su regazo,
igual que un toro manso.

Caliento los mares y océanos,
derrito la Antártida a lametazos,
sube el nivel hidráulico,
maldito cambio climático.

La capa de ozono destruyo,
no me siento orgulloso,
del mal huyo,
me siento poderoso.

Bueno pues ya me despido,
se acaba mi reinado,
don Otoño ha venido,
ya soy el pasado.

miércoles, 25 de mayo de 2022

«Turno de noche.»


 A Carlos Baraja y su binomio Yolanda Ramos les toca turno de noche, el frío es intenso y bajar del zeta es una hazaña, la niebla dificulta la visión y no hay ni un alma.


Ambos agentes reaccionan cuando un peatón se les cruza en la calzada, los reflejos de Yolanda  evitan el atropello.
-¡Vamos Carlos, mueve el culo que se nos escapa!
-¡Ha tirado algo en el contenedor exclama Carlos, pero la maldita niebla me ha impedido ver que era!

-¡Yo voy a por ella y tú registra la basura! -Ok Yolanda.
¿Por qué huías? Quieta y no opongas resistencia. -Yo no he hecho nada.
-¡Eso dicen todos, las manos atrás!

Su semblante es de perplejidad cuando escuchan el llanto de un bebé, está claro que la detenida es la sospechosa del abandono.

-Soy la oficial Ramos, manden una ambulancia al siete de la calle Carretas, es un bebé y está en hipotermia.
Baraja cubre al pequeño con una manta, el Samur acaba de llegar.

A la sala de interrogatorios; -vamos a ver... lo mejor es que colabore y nos diga toda la verdad. ¿Por qué lo ha hecho? ¡Yo no he sido!
¡Usted verá, si colabora el juez le rebajará la condena!

-¡Vale sí, he sido yo, no quiero ese bebé! Es el resultado de una mala decisión y no lo quiero.
¡Mi cabeza estalla solo de pensar que es fruto de una violación!

-¿Por qué no abortó? Pregunta Ramos.
-Buena pregunta; he estado en coma más de un año y cuando he despertado ya había nacido, la decisión no ha sido mía.

-Tiene usted que saber que hay otros métodos.

-¿Iré a la cárcel?

-Tiene suerte, el retoño está bien, no tener antecedentes, su ansiedad y colaborar, son atenuantes para que el juez lo tenga en cuenta.

«Y digo yo...»


 -Y digo yo Federico...¿ Por que eres García Lorca verdad?  Estaba tan embelesado leyendo sus andanzas por las calles de Nueva York que la pregunta es obligada, comprenderá que esto es inaudito.


- Lo soy, y vos... ¿Quién sois? -Yo soy un humilde lector de Poeta en Nueva York y demás libros suyos.

-A penas llevo un mes entre rascacielos y no he comenzado a escribir mis poemas , solo son versos en mi cabeza.

-No desespere Maestro, he llegado sin explicación, le diré que vengo del futuro, del siglo XXI, es difícil de asimilar, pero así es.
Creí que era un sueño, pero me temo que no. Estar aquí con usted conversando es real.

-Me va a perdonar, pensaba que en esta ciudad lo había visto todo, pero he de reconocer que esto es insuperable. ¿Qué ha ocurrido este último siglo?

Es muy difícil contestar; pero a grandes rasgos, el Planeta existe de milagro.

-¡Explíquese, por favor!

-Innumerables desastres naturales, guerras, odio, envidia... todo derivado por la mala acción del ser humano; mejor hablemos de otros menesteres.
Hábleme de usted y de sus amigos Buñuel, Alberti o Dalí.

-Acaba usted de nombrar a grandes amigos y compañeros. ¿También les conoce?

-Ya hubiera querido yo haberles conocido, lo que si le digo es que he leído y estudiado toda su vida y obra.
Me reclaman en el futuro nuevamente, sepa usted que sus obras serán leídas por millones de lectores, su legado es insuperable.

-Mucho gusto, hombre del futuro. -El placer es mío, quiero que me acepte un consejo, no me pregunte porqué, pero quédese en Norteamérica, España no merece la pena, se avecinan años malos.

- Valoraré su consejo, pero creo que si volveré, si lo que me espera es la muerte, que sea en mi país con arrojo y valor.

miércoles, 13 de abril de 2022

«Amores de adolescencia.»


 Elvira Soler acaba de terminar su jornada( regenta una antigua botica en Lanjarón, de más de cien años, ella es la cuarta generación en la familia Soler), farmacéutica, soltera y sin compromiso conocido, vive con su perro Jeremías.

Es invierno y  el frío en La Alpujarra granadina es intenso, la chimenea consume troncos a destajo, ya ha cenado y decide acostarse.

Se duerme pensando en cambiar de aires, es feliz, pero está agobiada, su casa es la farmacia (y nunca mejor dicho),  ella habita en la primera planta.

Jeremías se revuelve y pina sus orejas, abajo se oyen ruidos, un amigo de lo ajeno se ha colado, es Ernesto Navajas, el hijo del carbonero(un toxicómano nacido en el pueblo, que no ha tenido suerte en la vida, a penas pasa de los treinta y ya tiene un amplio historial delictivo a su espalda)que acaba de llegar de la capital Hispalense, solo los ansiolíticos pueden calmar su "mono".

La farmacéutica con su inalámbrico en la mano le grita que ha llamado a la policía y acciona el interruptor, ambos se llevan gran sorpresa; ¡Pero si eres Ernesto!, ¡tira ese cuchillo, por favor! Él está muy aturdido, pero rápidamente se da cuenta quién le grita, su amor de adolescencia,  ese primer amor que nunca se olvida.

Ambos reaccionan y se abrazan... tranquilo, yo te ayudaré a salir de este infierno. 

Hoy es un día de celebración, Navajas ya está limpio, es un hombre nuevo e incluso ha estudiado auxiliar de farmacia, unidos por el amor y el trabajo, pronto verá la luz su retoño, fruto de su amor apasionado.

Quién le iba a decir al hijo del carbonero que robar en su pueblo acabaría como un cuento de hadas con final feliz; los amores de adolescencia es lo que tienen.

sábado, 26 de marzo de 2022

«Siempre nos quedará Venecia.»

 Viaje de novios inolvidable,

juntos soñando,
una amistad formidable,
por ciudades italianas viajando.

Veinticinco años después,
nuestro amor sigue en nuestra conciencia,
por más años a tus pies,
siempre nos quedará Venecia.

Mi máscara tu recuerdo,
tu máscara mi recuerdo,
tu compañía una inmensidad,
a tu lado, hasta la eternidad.